Debido a la rutina que muchos de nosotros acogemos en nuestro día a día los dolores no tardan en aparecer incluso antes de que lleguemos a la tercera