El tiempo transcurre de una forma muy peculiar y cuando menos nos damos cuenta ya hemos pasado a la edad de los 40 aquí en teoría todavía no