“Quiero vivir, me dan igual mis tetas”

Actualmente una de las peores enfermedades que se han experimentado a nivel mundial es el cáncer pues cada vez son más los casos de personas jóvenes que experimentan esta enfermedad en etapas avanzadas sin darse cuenta.

En esta oportunidad les queremos compartir la historia de una joven de 37 años llamada Edurne quien desde el 2014 está batallando contra el cáncer de forma exitosa y no ha dejado que esté la entorpezca su vida.

Por supuesto ha tenido que pagar un precio alto para poder seguir gozando de salud, pero justamente su historia puede servir como inspiración para muchas personas que están experimentando lo mismo que ella y que no sepan qué camino tomar.

Y así comienza el relato de esta mujer cuya frase fue muy explícita y dice así “Quiero vivir, me dan igual mis tetas”

Conoce como esta mujer venció el cáncer y está mejor que nunca pero sin tetas

“Quiero vivir, me dan igual las tetas” (1)

Tal como mencionamos anteriormente en el 2014 a ella se le da el gnóstico con cáncer de mama ella relata que durante los cuatro días que tuvo que esperar el resultado para saber hasta dónde había llegado el tumor fueron los peores días de su vida llenos de drama zozobra y por supuesto el miedo de pensar que te vas a morir.

Cuando le dijeron que el tumor estaba localizado y que tenía diferentes opciones entre remover únicamente la zona del tumor o quitarse completamente el seno ella tomó una decisión que cambió su vida para siempre.

Decidió extirparse el seno por completo y aunque muchos la hayan catalogado como extremista o quizás un tanto drástica la realidad es que los cirujanos establecen un 80% de reaparición en la misma zona donde un paciente ha padecido de cáncer sí solo se retira el sector afectado y no en su totalidad como lo hizo ella.

Es por esto qué Edurne tomó la decisión más allá de toda su vida al quitarse su seno por completó, pero ahí no acabó la batalla, sino que años después ella empezó a desarrollar problemas hormonales lo cual la llevó a tener una menopausia precoz, pero eso tampoco la detuvo.

En contra todo pronóstico incluso de los mismos autores ella forzó su cuerpo a tener un sistema inmunológico más fuerte y de hecho logró hasta caminar 7 horas diarias para ejercitarse y de esta forma venció cualquier obstáculo que le pasó por el frente.

Es por esto que nosotros queremos contar su historia para que cualquier persona que experimente este problema o cualquier otra enfermedad de las personas le digan que no hay vuelta atrás que ellos sepan que si se puede sólo debes trazar te la meta y lograrlo.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *